logo


               facebooktwYT

Bono de fin de año: empresarios manifiestan que es necesario pero no todos pueden pagarlo

El presidente del la Asociación Misiones de Bares, Restaurantes, Hoteles y Afines (AMBRHA), Martín Oria, consultado sobre la posibilidad que los trabajadores cobren el bono de fin de año de $5.000 impulsado por el gobierno y la CGT, señaló "tenemos muy claro que hay que inyectar dinero a la calle, no hay circulante y eso paró el consumo" pero consideró que muchos empresarios no podrán pagarlo. Criticó duramente el centralismo porteño en la toma de decisiones.

Oria explicó que "en el sector gastronómico habíamos acordado un 10% de ajuste en paritarias" en el mes de octubre y que ahora esperan una decisión de la federación empresaria sobre la posibilidad de sumar también el bono de $5.000. Desde el punto de vista de AMBRHA "tenemos muy claro que hay que inyectar dinero a la calle, no hay circulante y eso paró el consumo, se paró la industria y en la venta de autos se habla de una caída del 40% en las ventas" apuntó.

También hizo un repaso sobre la actualidad de la economía de las familias comentando que "la realidad es que desde abril la gente venía endeudada en las tarjetas de crédito, vinieron las subas de tarifas, después el supermercado que lo sentimos todos. A los que no pudieron cumplir con el mínimo de las tarjeta se les armó una pelota" aseguró.

En ese contexto apuntó contra las medidas de control del sector financiero que han aplicado los gobiernos nacionales, "en los bancos está muy dificil la cosa, no veo que este gobierno, ni los anteriores, le pongan un freno al gran negocio financiero argentino, que encima no pagan los mismos impuestos que todos nosotros". Agregó que "hablar de tasas del 100% son tasas usureras, en el mundo eso no existe", reforzando la falta de controles y políticas públicas que mitiguen las consecuencias del modelo financiero aplicado desde Buenos Aires.

Puntualizando sobre la posibilidad de pago del bono propuesto por la central obrera nacional Oria señaló "creo que el bono es necesario pero hay que ver si todos van a poder pagarlo o no". agregó que "en Misiones, si tenes un hotel 4 estrellas en Iguazú y recibis turismo internacional y tu tarifa se actualizó, sería una ridiculez decir que no lo vas a poder pagar. Ahora, si tenes una parrillita en la ruta 14 y el movimiento esta hecho en base al consumo del viajante o el misionero que viaja a ver a la familia, que ya no lo hace, el dueño de la parrila no lo va a poder pagar"

El incentivo del gobierno provincial y los acuerdos con el sector privado

En el marco de la situación general trazada por el dirigente empresario, aseguró que es por esas razones que "venimos trabajando con el gobierno en varios Ahora (Misiones, Mamá, Escolar y otros), entre los que vamos a lanzar uno vinculado al turismo para enero y febrero, en cuotas, con beneficios". Tras la novedad volvió a insistir en las regulaciones del gobierno nacional sobre el sector financiero y aclaró que se necesita la plata, haciendo referencia al bono de fin de año, "Ahora, si -ese dinero- se va a ir a pagar la timba financiera no hay negocio ni familia que lo aguante".

Un cronista consutltó al empresario sobre si el bono de $5.000 es suficiente para cubrir la caída de la capacidad de consumo de los trabajadores y Oria respondió: "crees que una persona que gana alrededor de $80.000 en el sur merece los mismos $5.000 que un misionero que es mozo. Entonces volvemos a lo mismo, somos federales o no?". Se le señaló que esa discusión es histórica y ningún gobierno nacional lo trató, a lo que el empresario posadeño respondió "entonces seguiremos peleando para que esto cambie".

En una clara referencia a la oposición del gobierno provincial solicitó a los cronistas presentes que consulten a los diputados nacionales "¿Porqué el gasoil en la avenida Libertador de Buenos Aires sale más barato que para los productores misioneros?. Hay que preguntar porqué se fue el posible tren. El plan Belgrano ofrecía el gas, que también se fue y hoy Misiones está peleando para poner a funcionar su puerto".

Para finalizar el empresario posadeño expresó "tuvimos dos años de una asimetría devastadora para la provincia. Buenos Aires nos decía 'ya salen los brotes´ y no aparecieron. Es la primera vez en 25 años de historia como comerciante que veo Encarnación vacía y Posadas vacía. Tanto queríamos la devaluación y ahora te das cuenta que no hay consumo de un lado -del río- ni del otro".