logo


               facebooktwYT

Rodolfo D'Onofrio: "Que se pueda jugar un River-Boca con visitantes nos sorprende"

El presidente de River opinó sobre la idea de que haya visitantes en las finales de la Libertadores, impulsada por Mauricio Macri
El presidente de la Nación ejerce presión sobre el ministerio de Seguridad y la Conmebol para que las finales entre Boca y River por la Copa Libertadores se lleven a cabo con público visitante. Después de que Mauricio Macri se expresara públicamente, Rodolfo D'Onofrio también tomó la palabra.

El presidente de River reflexionó sobre la chance de que los hinchas de su club estén presentes en la Bombonera y que los de Boca hagan lo mismo en el Monumental: "Es un tema con el que estamos sorprendidos. Ayer vimos a Rosario Central y Newell's jugando sin público en la cancha de Arsenal y que ahora se pueda jugar con público River-Boca, nos sorprende".

Además, el máximo dirigente millonario recordó que en 2017, por las semifinales de la Libertadores en las que River enfrentó a Lanús, se abortó esa posibilidad: "El año pasado no pudimos jugar con público porque no estaban dadas las condiciones de seguridad. Si eso mejoró en un año, nos alegra". Y agregó: "Si lo confirman, es que convencieron a quien tiene la seguridad de la Ciudad que había dicho que ese riesgo no lo asumía. La tranquilidad me la va a dar la gente de seguridad, confío en ellos".

Angelici y D'Onofrio pretenden mover los días o al menos los horarios de los Superclásicos por la Libertadores (Télam)
Angelici y D'Onofrio pretenden mover los días o al menos los horarios de los Superclásicos por la Libertadores (Télam)

Las fechas en las que se llevarán a cabo las finales son otros de los tópicos a tratar y resolver en cuestión de horas. D'Onofrio confirmó que ayer se comunicó con Daniel Angelici, con quien comparten el mismo problema después de que la Conmebol anunciara que los duelos serán los sábados 10 y 24 de noviembre: "Mi teléfono celular tuvo 500 WhatsApp de la comunidad judía donde me planteaban por favor, con mucho respeto, que no se hiciera el sábado a la tarde en función de su credo por el cual no podrían ver el partido".

El mandatario riverplatense no tiene claro si quien cambió la fecha pautada (7 y 28 de noviembre) fueron las autoridades del gobierno de la Ciudad o las de la Conmebol. "Hay 26 clubes en la Superliga, dos son River y Boca, los otros 24 están diciendo '¿no vamos a jugar?'. Entonces hay como una intromisión en ese campeonato. Yo me pongo en el lugar de los otros clubes y entiendo la protesta y el desagrado", sentenció en Radio Continental.

Y concluyó: "Nosotros estábamos preparados para las fechas que nos habían dicho, si son otras, nos preparamos para las otras. Eso no cambia nada, pero tiene que haber coherencia y respeto por los otros clubes".
Infobae.-