logo


               facebooktwYT

Por qué Misiones pide a la Nación una compensación económica


En las últimas semanas, a partir de expresiones que sostienen a diario las figuras más importantes del oficialismo misionero, se viene hablando de la necesidad de que la Provincia plantee al próximo gobierno nacional -sea cual fuere el mandatario elegido para la Presidencia- una recomposición histórica de recursos basada en la injusta coparticipación recibida durante décadas. El tema es parte de la campaña pero el argumento no es proselitista y tiene fundadas razones.

Quien disparó el tema fue el presidente de la Legislatura Provincial y cabeza del gobernante Frente Renovador de la Concordia, Carlos Rovira, quien ya en el pasado mes de junio anticipó la idea en charla con la prensa. La intención es que Misiones lleve al Congreso un proyecto de Ley que garantice recursos desde el Estado Nacional a modo de reparación, tal como se le otorgó durante el presente período de gobierno a la Provincia de Buenos Aires (Fondo del Conurbano) y a la propia CABA por distintos conceptos, pese a ser ese último el distrito más rico del país en términos comparativos.

Misiones sufre en perjuicio de sus arcas unos 30 años de historia de coparticipación nacional escasa, donde por ejemplo recibe menos fondos por habitante que las demás provincias del NEA, incluso la mitad que Formosa, por ejemplo.

Como la Ley de Coparticipación es prácticamente imposible de renegociar en términos políticos, la campña electoral del oficialismo en Misiones expresa la necesidad de que ingresen los cuatro diputados de la lista de la Renovación para tener más fuerza en el planteo parlamentario futuro. Pero más allá de ser ese un válido argumento de campaña para pedir el voto del electorado de la tierra colorada, el motivo que lo respalda excede largamente a razones políticas partidarias y tiene sustento en números reales.

El propio Ministro de Hacienda provincial, Adolfo Safrán, explica que "si nos fijamos en los números que no se centralizan en Buenos Aires, entre enero y junio -de 2019- Misiones aportó $5.600 millones -a la Nación- en IVA; $5.400 millones en Impuesto a las Ganancias y $140 millones en Impuesto al Cheque (un promedio mensual de $11.140 millones). Y recibió de las arcas centrales en concepto de Coparticipación Federal de Impuestos en el mismo período , de nero a junio 2019, un promedio de $3.775 millones".

Los números prácticamente parafrasean al gobernador Hugo Passalacqua, que permanentemente reitera que Misiones recibe un tercio de lo que manda a Buenos Aires por impuestos nacionales.

La única razón de los números es que el coeficiente que Misiones tiene de coparticipación, aprobado en los años 90 y con claro perjuicio para las arcas misioneras, es un parámetro injusto, desproporcionado negativamente y con evidente falta de realidad frente a la economía de Misiones, que es la provincia con mayor PBG del NEA, mayor cantidad de habitantes y menos desempleo, por sólo citar indicadores macroeconómicos a los que podría sumarse mejor distribución del ingreso, más cantidad de unidades productivas, mayores exportaciones, mucho menor tasa de mortalidad infantil -incluso que el promedio nacional- y mucho menor tasa de empleo público.

Con todo, Misiones proyecta para 2020 ejecutar un presupuesto de casi 103 millones de pesos, donde gran parte será destinado a áreas de gran impacto social, Educación $29.207 millones (29%); Salud $16.705 millones (16,2%); Desarrollo Social $14.521 millones (14,1%); Seguridad $6.863 millones (6,7%) y Desarrollo de la Economía $17.708 millones (17,2%).